“Yo no trabajo pintando, pintar es mi vida.” Verona Peñalba.

Les presento a Verona Peñalba. Ella es pintora y es de mis favoritas, me impresionan cada una de sus obras y pueden admirarlas en  Verona Peñalba Studio o en su página de Face.  Fué un honor entrevistarla.  

Sin Titulo 2016 . Acrilico sobre Madera 32 X 48 pulgadas (La Fábrica es el primer portal en compartir esta obra).

Sin Titulo 2016 . Acrilico sobre Madera 32 X 48 pulgadas (La Fábrica es el primer portal en compartir esta obra).

¿Te apasiona lo que hacés?

Sí, me levanto todos los días y puedo escoger lo que voy hacer, escojo pintar, escojo compartir con la gente lo que hago.  

¿Te gustaba pintar desde chiquita?

Como cualquier niño me gustaba pintar. Pero pintar fue una decisión consciente que tomé ya adulta. Estaba estudiando mercadeo en la universidad y empecé a pintar como hobby. Pasé 4 años pintando como hobby y para tener dinero extra, pero regalaba más cuadros de los que pintaba. Lo hacía por crear, por compartir.

¿Tenés una anécdota que considerás clave?

Cuando puse un cuadro online, alguién me dijo que lo quería comprar y se emocionó mucho. En este momento entendí que si yo lo pintaba con mucha emoción, alguien más iba a recibir esa emoción. Entendí la dinámica y el valor del intercambio.

¿Cuáles serían tus consejos claves a futuros emprendedores?

1.    Transformar el miedo:

Pensamos que no debemos tener miedo. Pero tenemos miedo a fracasar. Cada vez que yo entrego un cuadro me pongo nerviosa y siento un poco de miedo, siempre lo voy a sentir. Al final, lo que recibo a cambio es mucho más fuerte que el miedo, más satisfactorio. Veo al miedo como un amigo, porque este se convierte en un empuje. La clave es aceptar el miedo y convertirlo en emoción, en entusiasmo. Porque si no nos emocionamos, nos aburrimos y si nos aburrimos, deja de tener sentido lo que hacemos.

2.    Entender el valor del intercambio:

Este consejo es especial para artistas, diseñadores, creadores. Veo mis cuadros como intercambios. Tenemos que entender que todo lo que hacemos lleva energías, tiempo, esfuerzo, talento y es un intercambio que tiene valor.  Al final recibo una sonrisa, alegría, emoción y también dinero,  ganar dinero no es malo. No es malo decidir un precio. Tenemos que valorar todo lo que lleva nuestro trabajo y fijar nuestros estándares.

3.    Compartir:

No debemos tener miedo a compartir. La gente hace mil cosas lindas y no las comparte por tener miedo a que los juzguen. Compártanlo aunque no vayan a dedicarse a eso. A mí me encanta ver todo lo que la gente está haciendo y me emociono. Compartí sin miedo tu filosofía, tus ideas, tu trabajo, lo que haces y entre más pones ahí afuera más recibís. Si creas cosas y las dejas para vos es lindo, pero si querés crecer lo mejor es compartir.
 

PD. Este blog post es el 3ero de una serie de 10 posts sobre mujeres que convirtieron su pasión en un emprendimiento. ¡Feliz mes de la mujer!