El orgullo de fracasar

A propósito de la semana de Fuck Up Nights, hace unas semanas hice un ejercicio en clases y a través de este post los invito a hacerlo ustedes mismos. Soy parte del equipo organizador de Fuck Up Nights Nicaragua y también soy profesora de Creación de Empresas en la UCA. Muy pocas veces hablamos sobre el fracaso, en general, en la vida, no solo en las aulas de clases. Ese día le dedicamos toda la clase a este tema, las personas que tienen intenciones de emprender necesitan entender que no es un camino fácil y para ser exitosos, muchas veces debemos superar fracasos. Fue un ejercicio de reflexión, porque claro es bonito decir “De los errores se aprende” pero no es lo mismo realmente analizar tus propios fracasos y  entender las lecciones que estos te dejaron.  Estamos tan acostumbrados a escuchar solo historias de éxito, que nos terminan haciendo sentir fracasados, entonces, ¿porque no hablamos del fracaso de todas maneras? 

El ejercicio es muy sencillo:

  1. Escribir un fracaso. Narrar la historia y revivir el encabe (en privado, en un papel).
  2. Escribir y enumerar las lecciones que| aprendiste del fracaso (esta parte era abierta, pero voluntaria, lo compartían solo los que querían.)
  3. Leer tus lecciones en voz alta y aplaudir o chiflar, celebrar el aprendizaje.
La M-5 de la UCA. Mis estudiantes de Creación de Empresas el día del ejercicio. 

La M-5 de la UCA. Mis estudiantes de Creación de Empresas el día del ejercicio. 

Después de hacer este ejercicio en clases, les dije a los muchachos, “¿Qué les parece si nos ponemos como meta llenar la pizarra con 10 lecciones aprendidas?” “Si, si 10!” me respondieron muy apropiados del reto.

Empezaron a dictarme sus lecciones, se emocionaron tanto que llegamos a 25 lecciones. Todos querían compartir. ¿Por qué? ¿Qué es lo que pasa cuando aprendemos las cosas por nuestras propias experiencias? Nos sentimos orgullosos y lo queremos compartir.Esto es exactamente lo que tenemos que promover, sentirnos orgullosos de lo que aprendimos y compartirlo, en vez de guardar silencio y castigarnos.

Probablemtente todas estas lecciones ya las hemos escuchado antes, pero nunca es lo mismo que te lo digan a que lo vivás.  Aquí comparto las 25 lecciones que me dictaron mis estudiantes y que aprendieron por su propio mérito: 

  1. Las oportunidades no son diario.
  2. Hay que arriesgarse.
  3. Todos tenemos las mismas capacidades.
  4. Una nota no define tu inteligencia.
  5. Debo de tener seguridad.
  6. Cada acción = responsabilidad.
  7. Nunca rendirse/ Todo llega a su tiempo.
  8. Superarme a mí mismo(a).
  9. No perder la Fé.
  10. El pasado es pasado.
  11. Ser independiente.
  12. Ser fiel con uno mismo.
  13. Vivir como si fuera el último día.
  14. Respetar mis propias decisiones.
  15. Ser yo mismo.
  16. Cometer errores no es negativo.
  17. Apasionarnos por lo que hacemos.
  18. Ser consistente.
  19. Negativo = positivo. 
  20. Todo tiene solución.
  21. Ser mejor cada día.
  22. Hacer lo que me gusta.
  23. Reforzar mis áreas vulnerables.
  24. No desperdiciar el tiempo.
  25. No limitarse a un NO.

¿Qué fracasos has tenido? Pero más importante, ¿Cuáles han sido tus lecciones? ¡Aplaudite por eso! 

Involucrate también en los Fuck Up Nights, donde hablamos en charlas cortas sobre los fracasos y las grandes lecciones que nos dejan.