E de Emprendimiento y de Embarazo. ¿Funcionan juntos?

Adentro de este queque revelamos el género de nuestra bebe. La torta era color lila, representando su género femenino y su nombre: Ana Lila. (Si quieren hacer algo parecido, les recomiendo La Pastelería Margarita, se lucieron). 

Adentro de este queque revelamos el género de nuestra bebe. La torta era color lila, representando su género femenino y su nombre: Ana Lila. (Si quieren hacer algo parecido, les recomiendo La Pastelería Margarita, se lucieron). 

El 18 de febrero Chico (mi esposo) y yo nos dimos cuenta de que íbamos a ser papas. Mientras él lloraba de mucha emoción diciendo: “gracias Dios”, yo les voy a confesar que pensé: “Ay, ¡mi Fábrica!”. No pude evitar sentir miedo con estar en mera etapa inicial de un emprendimiento y de un embarazo a la vez. “¿Cómo voy a hacer?” me pregunté en varias ocasiones.   Con los días fui conversando conmigo misma y aunque el miedo y la angustia no desaparecieron por completo, sí disminuyeron.  Se fueron imponiendo nuevos sentimientos mucho más fuertes y positivos como ilusión e inspiración.  Esto no fue por arte de magia, fue con la ayuda de muchas conversaciones, conversaciones conmigo misma, con Chico, con el coach José Bolaños, con mi mamá y hasta con mi papá que está en el cielo. En este post quiero compartir con ustedes algunas acciones y filosofías que he adoptado para hacer funcionar las de E: un emprendimiento y un embarazo al mismo tiempo.

Trabajar menos horas pero más productivas:

Durante los primeros tres meses me fue inevitable sentirme agotada. A las 4 de la tarde empezaba a bostezar y en verdad era irreal continuar  con el mismo ritmo de 12 o 16 horas al día de trabajo que llevaba. Pasé de este ritmo a trabajar 6 u 8 horas al día. No me quedaba más que escoger bien en qué iba a invertir estas horas.  Aprender a priorizar y saber a qué decir “NO” han sido los dos ejercicios que me han facilitado ser más productiva. Es clave pensar a corto y largo plazo para priorizar, recordar casi todos los días estas preguntas:

  • ¿Qué tiene que pasar durante estos 9 meses?
  • ¿Dónde quiero que esté mi empresa al final de mi embarazo?
  • ¿Qué negativo podría pasar en mi ausencia? ¿Qué puedo hacer ahorita para prevenir esto?
  • ¿Qué debe pasar cada mes o trimestre para lograr esto? (Los embarazos se ven en trimestres o semanas y para no enredar más mis planes, he decidido ver por trimestres los planes de La Fábrica también).
  • ¿Cuánto tiempo estaré ausente? Cuando estas emprendiendo no es por ley que tomas 3 meses de subsidio por parto. Entonces debemos pensar cuanto tiempo queremos/podemos desligarnos del trabajo. Y luego planear acorde a esta meta. Pueden ser dos semanas, 1 mes, 2 meses, lo que veamos realista.

Pedir apoyo a tu alrededor:

Con mi mamá que ha sido clave. La foto es cortesía de Fernán Joyas, de una sesión para el día de las madres. 

Con mi mamá que ha sido clave. La foto es cortesía de Fernán Joyas, de una sesión para el día de las madres. 

En mi caso, mi mamá, mi pareja y mis colegas han sido claves estos meses. El apoyo que he recibido de su parte ha sido infinito, va desde ayudarme a alimentarme bien, con un yogurt o una manzana entre reuniones o hasta atendiendo a un cliente al que se te hizo imposible dedicarle un tiempo. Desde responder un correo urgente hasta un raid porque no hay energías ni para manejar. Si no pedimos ayuda será muy difícil el proceso  y si no recibimos ayuda, estos meses pueden volverse mucho más pesados de forma innecesaria.¡

Saber escoger a tu equipo y aprender a delegar:

Ambas acciones van de la mano, pues si tenemos a las personas incorrectas o inadecuadas para el puesto, difícilmente vamos a poder delegar. En mi caso, supe escoger con pinzas y teniendo a personas excelentes y también con un buen “fit” al puesto es mucho más fácil delegar responsabilidades. Mi equipo en La Fábrica está conformado por una sola persona, la gran Andrea Pilarte. Otra confesión, mis planes eran contratar a alguien hasta inicios de junio porque por supuesto “yo puedo con todo” jeje ¡qué GRAN MENTIRA!

Con o sin embarazo ya estaba cada vez más difícil la situación con La Fábrica.  Y bueno, con el embarazo, estos planes definitivamente cambiaron. Lo curioso es que fui mucho más selectiva y cuidadosa buscando a esta persona, porque tenía que funcionar sí o sí. Primero, fui más creativa en la convocatoria, pedí un video en lugar de un CV. Las personas que me enviaban su CV automáticamente quedaban descalificadas. Y luego escogí con pinzas a Andrea, por su entusiasmo, por su proactividad y por sus energías y por muchas otras cosas más.

Escuchar a tu cuerpo y no sentir culpa:

Si tu cuerpo pide cacao, dale cacaco, tenemos que hacerle caso. Si tenés hambre, comé; si te duele la espalda, caminá; si tenés sed, tomá agua; si te sentís con sueño, dormí más y no nos culpabilicemos por hacer nada de esto. Es la etapa más demandante en la vida de nuestros cuerpos y no podemos obviar esto. Estamos creando a un ser humano aquí dentro, un corazón, unos pulmones, unos huesitos, y tenemos que darle al cuerpo todo lo que necesita para que cumpla sus funciones de fábrica. Puede que confundamos esto con nuestras ideologías feministas de que “las mujeres podemos con todo”, pero no debemos sentirnos culpables de bajarle el gas durante el embarazo. Si tu cuerpo te permite llevar la misma rutina, excelente, pero si no, no nos confundamos y escuchémoslo.

Este camino está apenas iniciando, tengo 5 meses de embarazo, me quedan 4 meses y una vida entera como madre. Si quisieras agregar consejos o compartir algo muy útil conmigo, como futura madre y emprendedora, porfa contame ¿cómo le has hecho? Escribime a sara.lila@la-fabrica.co

Por 4 meses más: att. Sara Lila y Ana Lila.

Chico, conmigo y Ana Lila en La Fábrica.