5 frases que debemos eliminar para apoyar a emprendedores locales

5 frases.jpg

Existen muchas frases o hábitos con los que, quizás sin darnos cuenta, no aportamos al crecimiento de la economía emprendedora del país, y más bien podemos llegar a ser tóxicos. Acá les comparto 5 frases que hay que reanalizar y sustituir por una actitud mucho más generosa, empática y colaborativa, para así vernos crecer y contribuir al progreso del país.

1. "¡No pareciera nicaragüense!"

Con esta frase prácticamente estamos diciendo que los nicaragüenses no somos capaces de crear nada bueno, nada innovador, nada de calidad, nada que nos impresione. Tener este pensamiento nos condiciona bajo un estado donde no existe la autosuperación y a mantenernos en un estado mediocre. Simplemente dejemos de usar esta frase tan grave y sustituyámosla con algo así como: “¡Wow! Qué orgullo que en Nicaragua estemos haciendo estas cosas”.

2.  El clásico: BBB

La típica frase que no dejamos de ver en todos lados, especialmente en las redes sociales cuando alguien busca un producto o un servicio: "bueno, bonito y barato". En mi opinión, si un producto o servicio es bueno y bonito, no puede ser muy barato; y si es barato, no puede ser TAN bueno. Así de sencillo. Apoyemos a los emprendedores y paguemos el valor real de la calidad que recibimos. Hagamos el esfuerzo, pues esta es una manera de aceptar que el producto que estamos obteniendo es de buena calidad y que lo vale.

3. Ese negocio no va a durar nada

Probablemente no conocemos los planes que tiene el emprendedor, y capaz tampoco conocemos su modelo de negocio. En vez de decir esto, podemos preguntar, tener curiosidad, y si vamos a ser críticos, que sea dando retroalimentación productiva, para que la otra persona pueda crecer, en vez de sentirse arruinada. Por ejemplo, pedir hablar con el gerente y darle una sugerencia de mejorar los tiempos de entrega de su producto, porque si no lo hacen, puede que su negocio no vaya a durar mucho, según tu opinión.

4. “¿Me das un descuento?”

Pedir descuento es muy parecido a buscar las 3B, es prácticamente decirle a la persona que no estás dispuesto a pagar lo que su trabajo, talento o tiempo valen. Estoy de acuerdo en pedir descuento cuando tenés algo a cambio que darle y el descuento vale la pena. Por ejemplo, dar un descuento si esta persona te va a recomendar con un cliente super bueno. O bien, pedir un descuento cuando estás comprando bastante volumen, como 10 paquetes de granola orgánica, en vez de 1 o 2, que es lo que normalmente lleva un cliente.

La costumbre de pedir descuento la tenemos tan presente que los negocios nicaragüenses al momento de fijar sus precios y hacer proyecciones, anticipan un descuento, es decir, inflan ciertos grados sus precios para poder amortiguar el golpe de los descuentos. Otros no hacen esto y pueden quebrar por dar descuentos con mucha frecuencia. Pensemos bien antes de pedir un descuento.

5. “Esa idea se la robó”

Emprender no significa crear algo que no existe. Mi definición de emprendimiento es detectar una oportunidad o problema, idear una solución (innovar) y conseguir los recursos (tiempo, dinero y habilidades) para llevarlo a la realidad. Un poco larga jeje. En fin, inspirarse en negocios o soluciones que ya existen fuera de Nicaragua, mejorarlos, diferenciarlos y ajustarlos a nuestro mercado (cultura, costumbres, poder adquisitivo, etc.) es una gran tarea. Y en lugar de boicotear estos negocios, debemos apoyarles. (Claro, existen negocios que no logran innovar, ni diferenciarse de la competencia y son como una réplica exacta, esto por supuesto que no se ve bien. Pero no es el caso del que hablo en este post).

Omitir estas frases y detectar cuándo otros la usan y corregirles es un paso importante para un cambio de mentalidad que necesitamos los nicas. Es importante y urgente que nos brindemos más apoyo entre emprendedores, que consumamos más productos/servicios locales y hacerlo con mucho orgullo, y sobre todo, creer en el potencial local para así poderlo pulir y crecer juntos.