Día 0: ¡Bienvenidos a La Fábrica!

¡Hola! Bienvenidos a La Fábrica, la fábrica de ideas, de negocios, de equipos, de creatividad, de emprendimientos, de amistades, de sueños. Antes de empezar a contarles sobre La Fábrica, les voy contar un anécdota.

Mi hermano menor, Alvaro, es una de las personas mas talentosas que conozco, creo muchísimo en sus habilidades y en su pasión por la cocina. Es de las personas que conozco que más duro ha trabajado.

Mi hermano y yo, mas dos barcos de sushi.

Mi hermano y yo, mas dos barcos de sushi.

En el 2014 decidió emprender su primer proyecto: SushiBox, un negocio que consiste en vender sushi en cajitas en el super de nuestros tíos, el super Portas. Para mi, la dinamica del negocio era algo muy sencillo: cocinar, empacar, dejar en el punto de venta, y hacer eso día a día. Pero para él, era algo muy complejo. El vio muy complicado cada detalle, escoger diseño de empaque, fijar precios con margenes de ganancias, negociar con proveedores, programar su horario de entrega.. y más. Alvaro, llegó a estar muy preocupado y frustrado durante el proceso, sin embargo él tenía un enorme potencial, la pasión y vocación, las ganas de trabajar 25 horas al día, el apoyo de todos alrededor, alguito de capital, pero aun así el proceso estaba siendo dificil para el. Y casos como el de mi hermanito (que mide mas de 6 pies) son muy comunes en nuestro lindo pais. Jóvenes con mucho talento y ganas de emprender, pero que la ven "negra" a la hora de empezar.

Un dia, en la casa me dijo, “Sara, a vos que te encanta este tema de emprender, porque no pones un centro de emprendimiento? Yo quisiera ir a un lugar donde pudiera preguntarle a alguien, hombre, no se que hacer, ¿qué sigue? ¿y ahora? Yo estudié cocina, no se nada de negocios, a mi me seria super util, y vos pues ya sabes como es la jugada.” Yo le dije, “No,no creas, es complicado desarrollar un centro de emprendimiento. La mayoría dependen de fondos del gobierno, o son sin fines de lucros y dependen de donaciones, además las operaciones de esos son carisimas.” Cuando me escuche,  me encontré en la misma posición en la que él estaba hace unos meses cuando yo le insistia, ”¡Lanza! ¿Cuando vamos a iniciar con el SUshiBox, es algo sencillo, no necesitas mucho para empezar.”  Yo veía este centro tan complejo, como el veía el negocio del SushiBox, en cambio el lo veía tan sencillo, como yo veía el SushiBox. Para él, un centro significaba recibir un poco de información y empuje, no necesitaba más que eso para tener más claridad en su camino como emprendedor.  Y esto es exactamente lo que es La Fábrica, un espacio digital para compartir información, historias, eventos, que facilitaran tu aventura de emprender.

Como dice mi amiga escritora Stefy, empezamos con pasos pequeños. No necesitamos empezar en grande para empezar. La Fábrica, es el primer paso al Centro de Emprendimiento que tanto nos sería útil a los nicaragüenses.

¡Bienvenidos y a disfrutar el camino!


Apúntate aquí para recibir las actualizaciones: 

¿Cómo te llamas? *
¿Cómo te llamas?