3 sinónimos de la palabra “innovación”

Innovación. La palabra se usa cada vez más al hablar de negocios, de tecnología y del futuro. También es cada vez más común abordar el tema del emprendimiento e innovación, ya que pueden ir muy de la mano. El problema con el término innovación es que nos podemos sentir ajenos a este. Con frecuencia pensamos que la innovación es tarea de alguien más, tarea de las personas creativas, ingeniosas, innovadoras, como si se tratase de personas que nacen con ese gen, pero no es así y aquí te cuento diferentes formas de ver la innovación y su verdadero significado.

  • Mejorar: Siempre puede mejorarse un producto o servicio que ya existe. Cuando pensemos en innovación podemos pensar en mejorar. Por ejemplo, cuando estemos inconformes o incómodos con algo, pensemos: ¿Cómo podemos mejorar esto? ¿Cómo podemos mejorar este proceso? Y así surgen las ideas creativas.
     
  • Crear/hacer: La diferencia entre creatividad e innovación está en hacer realidad las ideas que tenemos. Ser creativo es la habilidad de pensar diferente y ser innovador es la capacidad de llevar estas ideas a la realidad. Entonces pensemos en “crear” y en “hacer” lo que ideamos. Cuando esto sucede, cuando ves tus ideas hechas realidad, te sentís con super poderes (en mi caso, así me siento).
     
  • Salir de nuestra “zona de comfort” o “zona de comodidad”: Las situaciones que nos obligan a acudir a la innovación son cuando sentimos incomodidad, cuando algo anda mal, cuando algo no puede continuar de una forma y tiene que cambiar. Esto puede ser lo que sea, en nuestras vidas personales, en los emprendimientos, en la escuela, etc. Se puede innovar en cualquier aspecto, desde en la forma en que manejo mi tiempo, la forma en que hago el mercadeo de mi negocio, hasta la forma en que me comunico con mis amigos.

    Para innovar tenemos que olvidar la pereza mental y realmente preguntarnos:
  • ¿Por qué no está funcionado esto?
  • ¿Cómo puedo cambiarlo? ¿Cómo puedo solucionar esto?

    ¡Y así empieza un proceso de innovación! Para innovar no existe una fórmula, aunque sí existen procesos y ejercicios, pero de eso vamos a hablar en otro post. Lo que sí es importante es que entendamos su significado, que nos permitamos acercarnos al concepto y que probemos mejorar lo que esté a nuestro alcance, a hacer cosas diferentes, a proponer, a crear, a hacer. De esto se trata la innovación.

"Mi pasión es la belleza en todas sus formas." Estefania Lacayo.

Ahora les presento a Estefania Lacayo una diseñadora muy dulce y con los pies bien puestos en la tierra. Ella es Fundadora de Estefan, una marca de bolsos y zapatos nicaraguenses, ahora emprendiendo mas caminos con su nueva tienda online

¿Cuál es tu pasión? La vivis en lo que haces?

Mi pasión es el arte, lo bello. La belleza en todas sus formas, la belleza personal, que no necesariamente es la parte física, si no la belleza en las personalidades, lo que hace bello a alguien, la belleza en un espacio, una pieza.

¿Qué estudiaste para poder desempeñarte en esto?  

Aquí en Nicaragua no hay carrera de moda, decidí estudiar arquitectura y eso me dio todas las herramientas. Hacer bolsos para mi es lo mismo que hacer una maqueta. La arquitectura me regalo esto.

¿Cuándo empezó todo?

Todo empezó buscando un bolso, queria un "doctor bag", de esas que se abren completamente, anduve hasta en las pacas buscando uno y  como no lo consegui dije “En Masaya lo me pueden hacer”.  Fui a Masaya, a Monimbó y le pedi al cuida carro que me llevara al mejor taller de artesanos, me llevo como a tres talleres. Escogi al que hiciera las líneas mas rectas y pensé “si hace las líneas bien rectas puede hacer las cosas bien”. Esos fueron los primeros artesanos con los que yo trabaje e hice mi primer bolso, mi "doctor bag".

Bolso "Esteban", no es el  doctor bag , pero es mi favorito de los bolsos Estefan.  

Bolso "Esteban", no es el doctor bag, pero es mi favorito de los bolsos Estefan.  

Despues hacía de cinco en cinco, para mis amigas. Cuando hice mi primera docena de bolsos dije “¡Ya está! Esto es.” Y así empecé. Fue un proceso, ordenarme, conseguir clientes, pero no perdia la fe. A la par era un proceso de aprendizaje con los artesanos, porque aquí no hay escuelas, era trabajar directamente con los artesanos e ir aprendiendo con ellos.

Me encantaba pasar ahí con ellos, no tenia ni taller, lo que hacia era que yo les alquilaba una mesa en el taller donde ellos trabajan, asi trabajaba en equipo con Don Chu y su hermano Nelson.

Tus Consejos a quienes leen este post:

1. No hay que tirar la toalla.

Hay que seguir adelante, que no lo logres ahorita no significa que no vayas a alcanzar tu meta. Uno tiene que tener esto claro para que las cosas caigan en lugar. Son cosas tan sencillas como tener paciencia y ser amable con la gente. No podes enfocarte tanto en el resultado final que te perdes en toda la logística que tiene que pasar para que tengas lo que querés lograr.  

2. Entender la importancia que tienen los clientes:

Si alguien no está contento con algo, se lo cambias, es mejor perder dinero que perder la buena reputación. En mercadeo existe la regla del 3x7, cuando alguien recibe un buen servicio lo multiplica por 3 pero cuando recibe un mal servicio lo multiplica por 7.

3.  No perder la perspectiva:

No olvidarte del por qué estás haciendo lo que estás haciendo y para quién lo estás haciendo. No perder de vista estas dos cosas. El para quién son dos: el cliente final, pero también es a quién aporto con lo que yo estoy haciendo, en mi caso, además de mis clientes son los artesanos. 

PD. Este blog post es el 6to de una serie de 10 posts sobre mujeres que convirtieron su pasión en un emprendimiento. ¡Feliz mes de la mujer!